Sergio Perez Moretto

El artista neomadi

 

El artista neomadi  (nuevo movimiento de arte digital), explora en el nuevo horizonte de lo cibernético desde 1990 hasta comienzos del siglo XXI.

El arte clásico como lo entendemos en la contemporaneidad, se ha diluido, y su carácter actual, en muchas oportunidades se retrotrae en virtud del desconocimiento acerca de lo digital y el temor a utilizar técnicas nuevas que abran caminos diferentes.

Las artes clásicas o viejos medios de hacer arte como el dibujo, la pintura, la escultura, la fotografía y el video no mueren ni desaparecen sino que se incorporan al mundo virtual. Aquí está el desafío para el verdadero creador, re-interpretándose ante la necesaria conversión a un tiempo nuevo que exige una iconografia distinta.

En neomadi, por lo tanto, es útil a veces utilizar las viejas técnicas, mezclándolas con las nuevas tecnologías como el 3D, las ciberinstalaciones, internet y otras formas de arte nuevo.

El software de computadora que utiliza el artista es un conjunto o compilación de instrumentos e instrucciones legibles por la máquina para realizar operaciones específicas. Un software es un conjunto de herramientas o instrumentos virtuales, diseñados por programadores para producir en este caso imágenes artificialmente.

El artista, el software y el hardware son una triada fundamental en el arte neomadi (nuevo movimiento del arte digital). El artista neomadi experimenta combinando modelos matemáticos con tecnologías de programación para crear una amplia variedad de soluciones plásticas, logrando originales fotográficos que podrán ser exhibidos en diversos soportes: papel fotográfico, proyecciones, pantallas LED, instalaciones, etc.

Estas obras visuales resultantes se denominan imágenes de síntesis bidimensional (2DCG), o de síntesis tridimensional (3DCG). Por esto, el tratamiento de la imagen en neomadi es una modulación de síntesis digital.

Para el artista neomadi hay juego y libertad a la hora de combinar una serie de operaciones matemáticas que convierten las coordenadas de la imagen en un plano virtual especifico, hasta crear operaciones muy complejas. El artista es quien ordena y construye paso a paso la obra digital.

El arte neomadi puede llamarse a su vez “arte cibernético”, o “arte tecnológico”, o “fotografía computacional”. Las obras finales logran producir vibrantes imágenes en pantallas, LED, papel fotográfico, etc.

Particularmente, desde mi punto de vista, la fotografía computacional se sitúa en la corriente mas avanzada del arte contemporáneo, transformando el rol del artista en un explorador de una topología y una morfología innovadora que no se ha visto anteriormente.

El artista reemplaza su rol subjetivo romántico, interprete o registrador de la realidad como lo era el fotógrafo clásico, a un papel o rol científico; innovando desde el concepto y desde la técnica.